Koinonia Juan Bautista

         COMUNIDAD CATÓLICA DE EVANGELIZACIÓN

 

Torreón Coahuila, México

 

gallery/logo-koinonia
gallery/logokjbtorreon
gallery/encuentrokjb

¿Qué es la Casa de Oración?

La Casa de oración (CdO) es un pequeño, pero muy eficaz, instrumento de evangelización, sobretodo para la pastoral urbana, que pretende encarnar el Evangelio en la ciudad a través de familias que abren sus casas para que se vuelvan verdaderos faros de irradiación del amor del “Dios-con-nosotros” (Cf. Ap 21,2-4).  La experiencia personal de Jesús y de la vida de oración,  se concretizan en el deseo de transmitir y testificar la misma experiencia en primer lugar en la propia casa y a los conocidos, con una particular atención a los que se han alejado de la fe.

Es por esto que nacieron las Casas de oración: encuentros de evangelización, fundamentados en la oración y en el testimonio personal, organizados en casas privadas y animadas por los miembros de la comunidad. Hemos comprobado que la Casa de oración es uno de los métodos más efectivos para la evangelización. Hoy en día una crisis tremenda y devastadora se ha situado en contra de la familia. La Koinonia Juan Bautista quiere responder a la invitación de Benedicto XVI a una pastoral familiar intensa y vigorosa  (Aparecida, DI, 5), de acuerdo a los planes pastorales de las diócesis donde trabaja, buscando nuevos métodos, lenguajes y estrategias para llegar al corazón del mundo que es la familia.

A través de la Casa de oración se hace presente el amor y la solicitud de la Iglesia en el mundo, en los barrios, en los condominios, en las periferias, en los lugares de trabajo. Es la Iglesia “afuera”, la que vive en un estado de misión permanente, a través de familias evangelizadas y evangelizadoras, concretamente comprometidas en la comunidad.

Cursos de evangelización

 

La Koinonia ha diseñado un programa de formación kerigmática básica, progresiva, permanente y sistemática a través de cursos y seminarios, buscando una unificación del conocimiento bíblico-doctrinal, según una metodología activa, practica, participativa y personalizada que busca la formación armónica e integral de la persona.

La finalidad de este programa es lograr que los alumnos adquirieran de manera clara los fundamentos básicos de la vida cristiana, para vivir y anunciar el Evangelio y la experiencia personal de Jesús vivo y resucitado, en el ámbito propio de su acción pastoral como laicos comprometidos.

Esta formación no es sólo para los miembros de la Koinonia, sino que se presenta como una iniciativa de comunión y una verdadera propuesta para todos los movimientos y apostolados parroquiales y diocesanos, y para todas las personas de buena voluntad que quieran aprender a seguir a Jesucristo y servirle.

¿Cómo se hace la Casa de Oración?

 

El encuentro es semanal en la Casa de Oración y es conducido por un miembro de la familia misma (de preferencia el padre), al cual se le llama animador; tiene una duración de una hora y media aproximadamente.

Los animadores de las Casas de Oración son formados en este método de evangelización y en la conducción de la Casa de Oración como instrumento de evangelización y discipulado en el mundo.

Cuando una Casa de Oración llega a tener veinte o veinticinco participantes  estables, se multiplica (como las células del cuerpo humano), quiere decir que se divide en dos creando otra Casa de Oración. Es así, que las Casas de Oración se extienden rápidamente, llevando adelante una acción evangelizadora capilar, silenciosa pero muy eficaz.

La Casa de Oración está constituida por los siguientes elementos: bienvenida, oración, lectura bíblica, reflexión-anuncio, intercesión y convivencia.

La Koinonia tiene bien presente el método del Maestro que enseñaba a sus discípulos en situaciones informales durante la comida, caminando, en las fiestas y estando junto a Él. Muchas de las cosas que los apóstoles aprendieron no fueron por medio de enseñanzas, sino por su continua convivencia con Jesús.

la comunidad de Koinonia Juan Bautista de Torreón

Reunidos con el Obispo

Don. José Guadalupe Galván.